domingo, 30 de enero de 2011

Guardame en tu corazón...

Y sí, no niego que te quiera, que casi todo el tiempo que pasa estoy deseando de verte y dedicarte la mejor de mis sonrrisas, que no puedo evitar escribir nuestros nombres juntos en los margenes de las libretas y luego tacharlos para que nadie descubra todo lo que te amo. Que la mejor parte del día es cuando nuestras miradas se encuentran, que un simple rozamiento de manos haga estremecerse todo mi cuerpo, que cuando te miro fijamente me dan unas ganas tremendas de besarte, de que oír tu voz aunque sea de lejos hace que mi estomago me de vueltas. Te quiero tanto que me encantaría gritar todo lo que siento a los cuatro vientos. Soy incapaz de parar de dibujar incontables corazones por todo un folio, incapaz de decir que eres todo, que eres la única estrella que se ve desde la ventana de mi habitación, la razón por la que cada mañana me levanto con una sonrrisa con solo pensar en volver a ver tus ojos y la razón por la que mi vida tiene sentido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario